domingo, 30 de noviembre de 2014

La sangre se quita con sangre

Encontrarme con la estatua de Jora provocó reacciones insospechadas en mis adentros. Ya sé que solo es un juego, pero que juego... Ahora sé que seguramente me encontraré más sorpresas de este tipo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario